Mis padres son católicos conservadores y desaprueban las uniones entre personas del mismo sexo. Desde hace algunos años descubrí que soy gay y he tenido que mantenerlo en secreto por miedo a su reacción. Últimamente han estado sospechando un poco porque estoy saliendo con alguien. Es difícil ocultar que realmente me hace muy feliz, y han estado haciendo muchas preguntas sobre a dónde voy y por qué sonrío tanto al celular.

Siempre los evito lo mejor que puedo, pero a veces son muy insistentes y terminan molestándose porque no les digo nada. Han tratado de espiar mi teléfono y revisar mi cuarto, pero siempre tengo mucho cuidado. Cuando intentan seguirme, cambio mi ruta y mis planes.

Un día me encontré con mi pareja en uno de los parques de la ciudad y de la nada aparecieron mis padres y nos vieron tomados de la mano. Enloquecieron al instante y me dijeron que habían rastreado mi celular hasta allí. No lo podía creer.

La verdad al descubierto

Al confrontarnos tuve que darle muchas explicaciones a mis padres y sincerarme con respecto a mi sexualidad. Pero ellos también me dijeron cómo lograron encontrarme y romper mi privacidad. Habían usado la página web rastrearcelularonline.com para rastrear mi celular.

Lo hicieron desde su computadora en casa, al otro lado de la ciudad. Pudieron encontrar mi ubicación exacta a una distancia impresionante. También lo hicieron sin que me diera cuenta, incluso con todos mis cuidados y precauciones.

A través de un video de youtube y cancelando un cómodo precio mis padres lograron encontrarme y confrontarme. Mis padres siempre me envían videos a mi celular, pero nunca me imaginé que también pudieran delatar tu ubicación con tal precisión.